Thursday, May 25, 2006

LOS GUERREROS DE LA SOCA

Informe recibido acerca de Trinidad y Tobago, el equipo que Teusaquillo Cuatro Gatos apoyará de manera incondicional en Alemania 2006

Si bien Trinidad y Tobago es uno de los equipos con menos probabilidades de pasar a la segunda etapa en Alemania 2006, ninguno de sus tres rivales puede descuidarse o menospreciar a esta pequeña nación caribeña, pues el equipo de los Guerreros de la Soca presenta un buen balance entre experiencia y talento joven.
El capitán de la selección, dirigida por Leo Beenhakker, es Dwight Yorke. El delantero es, sin duda alguna, la estrella que más resalta en la nómina de jugadores de Trinidad y Tobago y fue la pieza fundamental para que el equipo lograra la hazaña de estar en Alemania, al decidir no retirarse de las competencias internacionales. “No es que mi vida deportiva era desagradable hasta el presente, pero faltaba algo. El mundial es la guinda de la torta”, expresó alegre el atacante después de lograr su clasificación al Mundial.
La carrera internacional de Yorke resalta por su paso por el Manchester United. Desde 1998 formó una poderosa dupla en la delantera de los Diablos Rojos con Andy Cole, y en 144 apariciones, logró conseguir 64 tantos. Pero, a pesar de los goles y los tres campeonatos de liga, lo más emocionante para Yorke debe haber sido la conquista de la Copa de Campeones de Europa de 1999, en la que finalizó como máximo goleador.
La carrera de Dwight Yorke en Inglaterra comenzó al ser descubierto por Graham Taylor, quien luego sería el entrenador del Aston Villa y se llevaría al entonces joven atacante. Allí pasó nueve temporadas antes de ser comprado por el Manchester United y hoy día es ficha del Sydney FC. Debido a su larga trayectoria en Inglaterra, Yorke estaba muy feliz al conocer que enfrentaría a esa selección en la Copa Mundial. “No podía creerlo en el sorteo, bailaba en mi habitación”, manifestó alegre, antes de agregar que al que más le emociona encontrarse en el campo de fútbol es a su ex compañero David Beckham. “¡Me hizo marcar tantos goles!”, recordó el indiscutible líder de los Guerreros de la Soca.
Pero Dwight Yorke no es el único que destaca en la convocatoria de los trinitarios. Trece de sus jugadores militan en clubes ingleses y varios de ellos tienen experiencia en la Liga Premier. Destacan Stern John y Kenwyne Jones, mientras que el guardameta Shaka Hislop ha logrado mantenerse en la categoría más alta del fútbol inglés con el West Ham United.
Rusell Latapy es el otro gran ídolo de la afición. El veterano jugador cuenta ya con 37 años, pero su experiencia ayudará al equipo en la mitad de la cancha y en el banquillo, donde ya ha probado suerte con el Falkirk, de la Primera división escocesa, en una inusual temporada como entrenador-jugador.
Y la nueva esperanza del fútbol de Trinidad y Tobago, de la que todos hablan en esas islas gemelas del Caribe, se llama Chris Birchall y es apodado “Mi mamá”. Birchall puede no ser el más talentoso del equipo, pero es el que cuenta la historia más peculiar.
El centrocampista del Port Vale es el primer jugador de raza blanca en vestir la camiseta de losGuerreros de la Soca”. Inglés de nacimiento, Birchall ya estaba planeando dónde ver los partidos de la Copa Mundial: su casa, el bar más cercano o cualquier plaza pública. Sin embargo, durante un choque entre conjuntos de la Tercera División inglesa, entre el Wrexham y el Port Vale, el defensor trinitario Dennis Lawrence, se le acercó y le preguntó: “¿Dónde nació tu mamá?”, a lo qué Birchall respondió: “Puerto España, Trinidad y Tobago”. Lawrence sólo sonrió.
Al poco tiempo, Chris Birchall estaba marcando un gol de 30 metros contra Bahréin en uno de los dos encuentros de repechaje. Trinidad y Tobago clasificaría a la Copa del Mundo y Birchall, junto a su mamá, se convertiría en uno de los futbolistas más queridos por la afición. “Me encantan las discotecas del país, conocí mucha gente y el contacto es fantástico”, dijo Me-Mum (Mi mamá). “Al principio extrañaba mucho, pero ahora, cada vez que vengo a jugar, no me quiero regresar”, concluyó la esperanza blanca del equipo.
Los Guerreros de la Soca no tienen ese nombre en vano. La soca es el ritmo más tocado y bailado en Trinidad y Tobago y los aficionados no van a olvidar eso en Alemania. Al igual que lo hicieron durante la ronda clasificatoria al Mundial, muchos fanáticos del equipo los seguirán a Alemania, y les llevarán un sonido contagioso e inspirador. La barra de los “Guerreros de la Soca” llega sin presiones y para ellos el objetivo es disfrutar cada instante que se les había negado en el pasado.
Más de 100 músicos de Trinidad y Tobago comenzarán a brillar horas antes del debut de su país, en una noche cultural organizada por la FIFA, justo después del partido inaugural entre Alemania y Costa Rica. La delegación de Trinidad y Tobago promete crear un ambiente que transmita la alegría que se vive en cada carnaval de Trinidad. Una noche que seguramente será recordada por todos los asistentes.

3 Comments:

Blogger Federico de la Regueira said...

Buena suerte con su "selección". Yo iba a ir por Togo, pero otro Blogger se tomo activamente la posición de fan No. 1 entonces ahora estoy en busqueda de un onceno que quiera mi apoyo

6:36 AM  
Blogger Link said...

Éxitos con los Soca Warriors... no son mi favoritos, pero Birchall me cae bien, por demostrar que la barrera del color tambipen se rompe del otro lado... además que tiene mucho futuro...

10:18 PM  
Blogger vulturno said...

Mi experiencia con el fútbol antillano es que es tosco y leñero (ya sé, típico ejemplo de prejuicio). Pero cuando no, es milagroso, memorable. Seguiré con entusiasmo el desempeño de esta selección.

2:39 PM  

Post a Comment

<< Home