Friday, August 19, 2005

ÍCONO

Image hosted by Photobucket.com
Desde hace como una semana todas las mañanas llego a este edificio y en un jardín interior, junto a la escalera con pasamanos de bronce, me recibe, altanera y en tamaño doblepliego, la efigie de Valentina Acosta. En un aviso luminoso se reproduce la portada de Soho en la que la nueva diva, desnuda, luce un peinado de cortesana, de favorita, de meretriz de los tiempos del rey Luis XV.
Es una mirada perturbadora. Como la de la Esfinge (aunque Valentina todavía tiene algo de nariz), la de la estatua de Nefertiti que exhiben en el museo que queda por los lados de Charlotemburgo, en Berlín. No resulta fácil sustraerse a su encanto pero tampoco es llevadero sostenerle la mirada por más de tres o cuatro escalones.
Valentina luce con orgullo su cuerpo impecable. ¿Qué tanto de todo eso es natural -o al menos real- y qué es el resultado del 'photoshop'?
Poco importa porque no nos observa el ser humano sino el ícono, el mito, la imagen mediatizada de una niña más o menos bonitonga que se hizo famosa a punta de recitar como un loro un par de datos insulsos de los videos que presentaba en Mucha Música y Videódromo y leer cada noche, al aire, decenas de correos electrónicos en los que sus fans le echaban los perros.
¿Estamos ante un nombre efímero, un numerito más de nuestro cuarticodehora system? ¿O, por el contrario, ante la nueva Amparo, la nueva Mencha y, por qué no, la nueva Teresa Gutiérrez? Digo, porque carisma es lo que le sobra a Valentina y, bien dirigida, podría convertirse en una actriz perdurable.
Por ahora trato de evitar su mirada penetrante y altiva cada vez que paso por esas escaleras. Pero no es fácil evitarlo.

7 Comments:

Blogger Mal Ladrón said...

¡¿Pero cómo no va a tener la mirada desafiante de la autoconfianza una persona que se autoelogia cada noche?! Seguro se la pasó en esas toda la vida. Seguro es su forma ideal de estar en el mundo. Ojalá caiga en manos de directores que no la elogien. Para que su mirada sea más verdadera.
Saludos y ojalá, por andar en esas, no vaya a dar un paso en falso en la escalera.

2:02 PM  
Blogger juglar del zipa said...

Diga lo que diga, me cae muchísimo mejor que su inmamable hermana. Por alguna razón esta vieja tiene cara de vecina de uno mientras que la Juanita se cree... pues lo que es: una gomela ahí.

2:05 PM  
Blogger Santiago Reed Durden said...

oiga don eduardo, espectacualr el ultimo numero de soho felicitenme personalomente al ue escribio el articulo de los avisos de prostibulos Ç(german bula creo)
gracias

6:04 PM  
Blogger EDUARDO ARIAS said...

Le vdiré. Un abrazo.

11:09 AM  
Blogger El Cofrade said...

En cualquier caso, y declarándome impedido para opinar de la sujeta, las fotos son de lo malito que ha sacado Soho.

8:55 AM  
Blogger SHiFT said...

Teresa Gutiérrez...

JAJAJAJAJAJA!!

11:24 AM  
Blogger Federico de la Regueira said...

Valentina Acosta. Qué le digo? Otro de esos amores platónicos de quince minutos. Carisma si tiene, talento no sé, actuando ni idea, pero no creo que se convierta en otro ícono, las últimas que se han acercado a ello, ahn sido inesperadas, y claro solo quince minutos. Eso sí, las que prometen están muuucho mejor que Amparo Grisales en sus años mozos, afortundamente en eso hemos mejorado.

12:52 PM  

Post a Comment

<< Home