Wednesday, July 13, 2005

SIR MICHAEL PHILLIP JAGGER ME DA LA RAZÓN

Image hosted by Photobucket.com
Siempre me he preguntado por qué se suele decir que Exile on Main Street es el mejor álbum de los Rolling Stones. En realidad es una afirmación que comenzó a hacer carrera hará unos 15 ó 20 años. A finales de los 70 se daba por sentado que el mejor LP de los Stones era Sticky fingers y yo, desde que conocí a los Rolling a finales de los 70 siempre he considerado que sus dos cumbres supremas son Beggar's banquet y Let it bleed, este último para mi gusto el mejor álbum de toda la historia del rock.
Obvio, Exile es un buen álbum, el típico LP doble lleno de sorpresas varias (como ocurre con London Calling y el llamado álbum blanco de los Beatles, tan revaluado con el paso de los años), donde uno encuentra mucho más que las obvias Tumbling dice y Happy. Allí se esconden joyas como Sweet Virginia, Loving Cup, Ventilator blues... pero también canciones insulsas y un par de cosas realmente latosas como esa que se llama algo así como Sweet black angel.
Es un álbum entrañable en gran parte gracias a las anécdotas y mitos alrededor de su grabación en Nellecote, la casa de Keith Richard en la bahía de Villefranche (junto a Niza) y los litros de vodka y Jack Daniels y la bareta y la droga pesada que dicen que rodó y las fotos de un par de Stones torsidesnudos en un jardín con una guitarra acústica. Además ese diseño como de álbum pirata de grupo independiente, las postales que traía (Ah, tiempos aquellos de los LPs con postales, afiches y calcomanías)... Yo confieso que primero me enamoré de la portada de 'Exile' y poco a poco le entré a sus canciones.
Pero... ¿El mejor álbum de los Stones? No sé, en ese álbum jamás he encontrado ninguna canción que se le medio acerque a Sympathy for the devil, Midnight rambler, You can't always get what you want, Live with me, Gimme shelter, Stray cat blues, Honky tonk women... Cuestión de gustos, obvio.
Pues bien, Planeta acaba de lanzar en Colombia la versión en castellano del libro According to the Rolling Stones (así lo titularon en nuestra lengua) en el que los cuatro miembros activos de la banda más grande de todos los tiempos cuentan la historia en sus propias palabras, en el estilo del Anthology de los Beatles.
Allí me encontré con esta declaración de Mick Jagger (traducida al idioma que hablan en Gilipollaland Chapetonlandia):
'Exile on Main Street' no es uno de mis álbumes favoritos, aunque pienso que tiene algo especial. No estoy seguro de que las canciones sean de muy buena calidad, pero en conjunto es un trabajo hermoso. Sin embargo, cuando lo escucho me doy cuenta de que tiene una de las peores mezclas que he oído nunca. Me encantaría remezclar el disco, no sólo por las voces sino porque pienso que globalmente suena fatal. En esa época Jimmy Miller (el productor) no estaba trabajando a su nivel. Tuve que acabar yo el disco porque el resto del personal estaba bebido o colocado. Al final, me fui a Los Angeles para intentar acabarlo a contrarreloj. Era imposible hacerlo bien, aunque asumo la responsabilidad: el disco no es bueno, no fue fruto de un trabajo serio. (...) Este disco es realmente una mezcla de temas e ideas que se dejaron fuera en otros álbumes grabados en los Olympic Studios. Después de extinguir el contrato con Allen Klein, no quisimos darle canciones como 'Shine a light' y 'Sweet Virginia'. Esos temas los mezclamos con algunos otros elementos en el sur de Francia. Hay quien cree que todo el disco fue grabado en el sur de Francia, pero no es cierto. Lo que hicimos fue juntar cosas de aquí y allá. Si a la gente le gusta el álbum, por mí ya está bien. Pero a mí no me parece un gran disco.
Y agrega:
Es curioso que a todo el mundo le guste 'Exile on Main Street'; la verdad es que no sé por qué. No hay ningún éxito en él, aparte de 'Tumbling dice'. Y aunque está bien escucharlo, tocar las canciones ya es otra cosa. Hay muchas canciones malas, y sólo unas cuantas que se pueden interpretar en un escenario: 'Tumbling dice', 'Happy', 'All down the line' y 'Sweet Virginia', que es una melodía 'country' muy hermosa. Así pues, 'Exile on Main Street' tiene cuatro temas buenos, pero los otros diecinueve no funcionan.
No soy tan drástico en mi apreciación acerca de este álbum pero sir Michael Phillip Jagger sí me da ánimos para dejar a Exile por allá en un honroso cuarto, quinto o sexto lugar en la discografía de los Rolling Stones. Digamos que cuarto por las postales y la portada.

2 Comments:

Blogger El Cofrade said...

Aprovecho este más reciente post para decir que las últimas entregas estuvieron muy bácanas.

12:40 PM  
Blogger Pipe Toro said...

Un buen amigo me dijo exactamente lo mismo de ese álbum. Realmente lo latoso del Exile , para mi, es su carácter de largo y como "embutido". Tiene cosas buenas, pero ese ejercicio de ver que sobraba les faltó. Y si, el let it bleed es como el álbum con la experiencia, el conocimiento y el tiempo para hacerse. Aunque hay muchos otros que me parecen bien elaborados, como el beggars banquet o quien lo creyera, el mismo flowers (que es bien teenager) el let it bleed tiene la medida perfecta.

4:24 PM  

Post a Comment

<< Home