Wednesday, October 26, 2005

FRAGMENTOS DE TEUSAQUILLO (5)

Image hosted by Photobucket.com
Cuando está a punto de caer la tarde de domingo comienzan a fundirse los colores de los tejados y las culatas con los de las nubes del horizonte. De pronto ha dejado de llover y el blanco y el gris se mezclan con un azul tibio y pálido incapaz de borrar esa sensación infinita de melancolía que sólo han sabido expresar un puñado de compositores de sonatas para piano y violonchelo o violín. No sé, algo de Fauré, de Cesar Frank...

2 Comments:

Blogger Mónica Bernal said...

Hermosa imagen. Pocas luces en el mundo tienen ee efecto de fusión de los tejados con el cielo. Las tardes de domingo en Bogotá son pinturas, siempre.

8:08 PM  
Blogger hoffen said...

si, he visto ese color, el color de la tarde bogotana es muy bonito. Como a eso de las 5:40 cuando la luz es rojita y el smog acumulado de la ciudad deja una franja espesa, rosada y hermosa en el cielo. ummm, que lindo se ve.

2:32 PM  

Post a Comment

<< Home